No se trata solo de lo que dices, se trata de cómo vives

Dada su larga y rica cultura, la tradición oral y los gestos con las manos son una parte importante de la comunicación dentro de las naciones Nguni. La gente de Nguni habla no solo con palabras, sino también con sus cuerpos.
Por ejemplo, al recibir un obsequio, se acostumbra hacerlo manteniendo ambas manos en posición ahuecada.
Según Melanie Finney, profesora de comunicaciones en la Universidad DePauw, este gesto indica que «el regalo que me das significa tanto que debo sostenerlo con las dos manos».

La manera en que vivimos

Los gestos de la gente Nguni proporcionan un ejemplo de cómo la gratitud no se trata solo de lo que decimos, sino también de la forma en que vivimos.

Esta es una idea que podemos aplicar a casi cualquier área de la vida:

  • Como atleta: el objetivo no es hablar de lo fantástico que eres como líder, sino mostrar tu liderazgo siendo ante todo un gran compañero de equipo.
  • Como emprendedor: el objetivo no es simplemente decirles a tus clientes que te preocupas por ellos, sino mostrarles que te preocupas por cómo manejas tu negocio y cómo entregas tu producto.
  • Como pareja: el objetivo no es simplemente afirmar que amas a tu cónyuge, sino mostrarle tu amor con el cuidado que infundes en los pequeños comportamientos cada día.
  • Como médico, representante de servicio al cliente o gerente intermedio: el objetivo no es explicar por qué eres bueno en tu trabajo, sino hacer de cada día una obra de arte por la forma en que haces tu trabajo.

Nuestro comportamiento es quizás el indicador más fuerte de lo que creemos y valoramos. En palabras de John F. Kennedy, «Al expresar nuestra gratitud, nunca debemos olvidar que el mayor reconocimiento no es pronunciar palabras, sino vivir de acuerdo con ellas».

La gratitud no se trata solo de lo que decimos, sino de cómo vivimos.

Y así es cierto para toda la vida.